martes, 1 de agosto de 2017

El nombre es lo de menos...

Queremos que quienes deciden las producciones televisivas entiendan que hace ya muchos años nos quitaron un canal que nos convocaba a diario y del que eramos incondicionales televidentes en toda América latina.
No es un capricho que estemos esperando por el regreso de algo similar a lo perdido (similar en su totalidad, con profesionales de reconocida capacidad e impecables propuestas)
Es indudable que la aceptación sería inmediata, carecemos de un espacio que hable de cosas que nos interesan. No importa el nombre, sólo queremos identificarnos con el contenido del mismo. Somos muchas las “utilísimas” dispuestas a seguirlo.

sábado, 17 de junio de 2017

Final infeliz (segunda parte)

 ¿ Ya que Utilísima era un suceso en toda América, por qué quién la "inventó" no decidió conservarla ?
·· Era más "interesante" el precio que le pagaron. Hizo su negocio sin importarle que destino le darían a su creación.
¿ A los nuevos dueños no les convenía mantenerlo tal y como lo compraron, un canal exitoso ?
·· Entendían lo que significaba la marca Utilísima, en especial para los fieles seguidores. Lo continuaron mientras planeaban eliminarlo, una lenta agonía para los que allí trabajaban  y para la audiencia.  Llamativo el hecho de dejar un canal sólo para señales de cable de Argentina y armar una copia para el resto de América. Algo más para el trabajo de eliminación.
Existen quienes sienten placer en arruinar todo lo que tocan, disfrutan destruyendo lo que no les gusta.
A ellos les molestaba el avance de un  producto que llegaba del Sur, que ganaba adeptos, que aportaba ideas, despertaba capacidades desconocidas, inspiraba, que hablaba de "cosas pasadas de moda " a las que ya la mujer no debía estar "atada".





domingo, 11 de junio de 2017

Final infeliz...

Para aquellos que desconocen el motivo de la desaparición de  Utilísima, trataremos de resumirlo en estas palabras.

Un día el dueño  y creador   descubrió  que la incondicional audiencia y  el prestigio alcanzado por el canal tenía un interesante valor económico. Decidió venderlo a un grupo televisivo cuya intención era aprovechar  ese éxito rutilante, pero imponiendo su propio estilo. Estaban convencidos que nosotros terminaríamos aceptando la programación  aín siendo ésta tan diferente, de contenido  muy básico, escasos capítulos  repetidos hasta el aburrimiento. Imposible  evitar comparar lo que venían a ofrecer con la excelencia a la que nos habíamos acostumbrado.  Los pocos  programas y especialistas que continuaron debían ajustarse a un libreto.  Crearon una pálida copia para otros países de América latina. Desvirtuaron la personalidad original  de Utilísima. Ese era el comienzo del final.

En deteminado momento  dijeron "basta" y cumplieron el deseo que tenían desde el comienzo,  eliminar  ese formato de canal ÚTIL, borrarlo del mapa, dejar solamente lo que ellos querían que se recordase.

jueves, 8 de junio de 2017

A pesar que dicen que con el tiempo se olvida, luego de estos años, les parece que nosotros podemos olvidar  a Utilísima?